Despido disciplinario
El despido disciplinario es la extinción del contrato de trabajo por voluntad unilateral del empresario basada en un incumplimiento contractual y culpable del trabajador.

En el Estatuto se recogen las causas que pueden llevar a la extinción de un contrato de trabajo.

  • Faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad. Los Convenios colectivos serán los encargados de determinar el número de faltas que supondrían la existencia de esta causa pero si estos no lo determinan entonces el juez será el que a través de un criterio razonable establezca este número. 
  •  Disciplina o desobediencia en el trabajo siempre que sea grave, entendiendo como tal, la culpable, injustificada y trascendente, esto es, que produce un perjuicio para la empresa. 
  • Ofensas verbales o físicas al empresario, a sus familiares o compañeros de trabajo y familias. La jurisprudencia ha señalado sobre este punto ciertos criterios que llevan a determinar la entidad de las ofensas y cuando serán suficientes para motivar el despido. 
  • Transgresión de la buena fe contractual así como el abuso de confianza. 
  • Disminución voluntaria y continuada del trabajo normal o pactado. 
  • Embriaguez habitual o toxicomanía repercutiendo negativamente en el trabajo. 
  • Acoso de cualquier tipo a las personas que trabajan en la empresa.


Ubicación: Valencia, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información