Entendemos por “separación de hecho” como el acto por el cual, los cónyuges de mutuo acuerdo o bien por la decisión de uno de ellos, acuerdan la ruptura de su relación y emprender vidas separadas.

Si la decisión de romper la convivencia se produce de manera individual y no conjunta, y no se atienden las obligaciones familiares podríamos encontrarnos ante un delito de abandono de familia, por lo que es importante que cuando se produce la separación de hecho se regulen las obligaciones (alimentos de hijos, cargas familiares, etcétera) derivadas de la relación habida por la pareja.

Es muy conveniente que si los cónyuges han decidido separarse de hecho, pero todavía no han decidido su separación matrimonial o divorcio, que firmen un documento sencillo donde regulen sus obligaciones familiares (pensión alimentos de los hijos, uso de la vivienda, cargas familiares), a fin de que después uno de los contrayentes no pueda denunciar al otro por un delito abandono de familia.

Si el matrimonio se separa de hecho, los cónyuges a efectos legales siguen todavía casados, pues todavía no se ha dictado una sentencia que declare disuelto el matrimonio, por lo que las relaciones patrimoniales de ambos cónyuges se siguen regulando por el mismo régimen económico que tenía el matrimonio.


Ubicación: Valencia, Valencia, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información