Mora del deudor
Se establece que existe mora del deudor cuando el cumplimiento de una obligación no tiene lugar en el momento temporal fijado. La mora del deudor comporta el incumplimiento provisional de la obligación que consiste en que, llegado el momento del cumplimiento, el deudor se retrasa en la realización de la prestación.

En determinadas ocasiones, el simple retraso en el cumplimiento equivale al incumplimiento total, por ejemplo, aquellos supuestos en los que el cumplimiento de la obligación está sometido a un término esencial. Solo se podrá hablar de mora cuando el cumplimiento aunque no en el momento determinado resulte satisfactorio para el acreedor, al tiempo que la falta de cumplimiento puntual es imputable al deudor.

La mora no es incompatible con la culpa o el dolo. Al contrario, la mora encuentra su causa en la falta de diligencia o en la actuación dolosa del deudor. Si el retraso en el cumplimiento ha sido originado por el caso fortuito o causa mayor, y por tanto no es imputable al deudor, este no podrá ser constituido en mora.

La mora solo cabe en las obligaciones positivas, las que consisten en entregar o hacer alguna cosa, quedando excluida su aplicación en las obligaciones negativas.


Ubicación: Valencia, Valencia, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información