Sustitución fideicomisaria
La figura del fideicomiso permite que encargar a un sucesor que cuide de la herencia mientras este bajo sus manos, la use y la disfrute y cuando muera la transmita a otro heredero designado también por el causante.

Es decir, gracias a esta fórmula, la persona que hace el testamento, denominado fideicomitente, designa a otra persona, denominada fiduciario, para que conserve la masa hereditaria y la transmita a un tercero, al que se llama fideicomisario, en su integridad o parte de ella. Se dice que se está ante un cargo de confianza, de modo que el nombrado heredero debe rentabilizar la herencia o patrimonio, que finalmente será para el fideicomisario, cómo se establezca.

Una de las finalidades de esta figura es mantener la masa hereditaria existente en el momento del fallecimiento del causante para unos determinados parientes y lo habitual es que se nombre fiduciario al cónyuge y fideicomisarios a los hijos. También es habitual utilizar esta figura propia del Derecho Sucesorio cuando se desea que el patrimonio pase a los hijos y posteriormente a los nietos, es decir, en línea troncal, sin que pase por familiares políticos.

Consulte con nuestros abogados sus dudas acerca de cualquier asunto sobre herencias.


Ubicación: Valencia, Valencia, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información